Cómo tejer un chaleco para niño con dos agujas paso a paso

✅ Aprende a tejer un chaleco para niño con dos agujas paso a paso: elige lana suave, monta los puntos, sigue el patrón y disfruta creando una prenda única y especial.


Tejer un chaleco para niño con dos agujas puede parecer una tarea complicada, pero con las instrucciones adecuadas, es un proyecto manejable incluso para principiantes. A continuación, te presentamos un paso a paso detallado para que puedas confeccionar un chaleco cómodo y bonito para los más pequeños de la casa.

Este artículo te guiará a través de cada etapa del proceso de tejido, desde la elección del material adecuado hasta los acabados finales. Con paciencia y atención a los detalles, lograrás un resultado profesional que hará que tu esfuerzo valga la pena.

Materiales necesarios

  • Lana o hilo: Asegúrate de elegir una lana suave y adecuada para niños. La cantidad dependerá del tamaño del chaleco, pero generalmente necesitarás entre 150 y 200 gramos.
  • Dos agujas de tejer: El tamaño de las agujas dependerá del grosor de la lana. Para lana de grosor medio, unas agujas de 4mm a 5mm suelen funcionar bien.
  • Tijeras
  • Aguja lanera para rematar
  • Marcadores de puntos (opcionales)
  • Cinta métrica

Paso 1: Montar los puntos

Comienza montando los puntos necesarios para la parte trasera del chaleco. La cantidad de puntos dependerá del tamaño del chaleco y del grosor de la lana. Para un chaleco de tamaño promedio para un niño de 4 a 6 años, monta 70 puntos en tus agujas.

Paso 2: Tejer el cuerpo

Teje en punto de jersey (una vuelta del derecho y una vuelta del revés) hasta alcanzar la altura deseada para la sisa del chaleco. Generalmente, esto será alrededor de 30 cm desde el borde inferior.

Nota: Puedes añadir un borde de 4 a 6 vueltas de punto elástico (1 punto derecho, 1 punto revés) para evitar que el chaleco se enrosque.

Paso 3: Formar las sisas

Para formar las sisas, deberás disminuir puntos en cada lado. Comienza con una disminución de 3 puntos al inicio de las siguientes dos vueltas, luego disminuye 2 puntos en las siguientes dos vueltas, y finalmente disminuye 1 punto en las siguientes cuatro vueltas.

Paso 4: Tejer los hombros y el cuello

Continúa tejiendo hasta que la pieza mida unos 45 cm desde el borde inferior. Ahora, divide los puntos en tres partes: la parte central será el cuello y las dos partes laterales serán los hombros. Deja los puntos del cuello en espera y teje cada hombro por separado, disminuyendo un punto en el lado del cuello en cada vuelta hasta que solo queden 10 puntos en las agujas.

Remata todos los puntos y une los hombros utilizando una aguja lanera.

Paso 5: Tejer la parte delantera

Repite los mismos pasos para la parte delantera del chaleco, pero ten en cuenta que deberás dejar una abertura para el cuello antes de lo que hiciste en la parte trasera. Comienza a formarlo cuando la pieza delantera mida unos 35 cm desde el borde inferior.

Paso 6: Acabados

Una vez que ambas piezas estén tejidas y ensambladas, utiliza la aguja lanera para rematar y esconder todos los cabos sueltos. Si deseas, puedes añadir un borde de punto elástico alrededor del cuello y las sisas para un acabado más pulido.

¡Y listo! Ahora tienes un hermoso chaleco tejido a mano para un niño. Con práctica y dedicación, cada proyecto será más fácil y rápido de completar.

Materiales necesarios para tejer un chaleco de niño

Para tejer un chaleco de niño con dos agujas, es fundamental contar con los siguientes materiales necesarios:

  • Lana: Elige una lana suave y cómoda para la piel delicada de los niños. Puedes optar por lana de grosor medio para un chaleco abrigado pero no muy pesado.
  • Agujas de tejer: Necesitarás un par de agujas de tejer del tamaño adecuado para la lana que has seleccionado. Asegúrate de que sean cómodas de manejar y que te permitan tejer con facilidad.
  • Tijeras: Unas buenas tijeras serán útiles para cortar la lana al finalizar el proyecto o para hacer ajustes durante el tejido.
  • Aguja lanera: Para rematar los hilos al finalizar el tejido y para coser algunas partes del chaleco si es necesario.
  • Patrón: Dependiendo del diseño que desees crear, es recomendable tener un patrón a seguir para guiarte en las medidas y puntos necesarios.

Estos son los materiales esenciales que necesitarás para comenzar a tejer un chaleco de niño con dos agujas. Asegúrate de tener todo a mano antes de iniciar tu proyecto para evitar interrupciones durante el proceso de tejido.

Cómo elegir el tipo de lana adecuado para un chaleco infantil

Una parte fundamental en el proceso de tejer un chaleco para niño es la elección del tipo de lana adecuado. La lana que elijas tendrá un impacto significativo en la apariencia, la durabilidad y la comodidad de la prenda final. Aquí te presentamos algunas consideraciones importantes a tener en cuenta al seleccionar la lana para tu proyecto:

1. Composición de la lana:

Es importante revisar la etiqueta del ovillo para conocer la composición de la lana. Algunas opciones comunes incluyen lana pura, mezclas de lana y acrílico, algodón o fibras sintéticas. Cada tipo de fibra tiene sus propias características, como la calidez, la suavidad y la facilidad de cuidado. Por ejemplo, si estás tejiendo un chaleco para el invierno, es recomendable elegir una lana que proporcione un buen aislamiento térmico, como la lana merino.

2. Grosor de la lana:

El grosor de la lana determinará la textura y la densidad del tejido. Para un chaleco infantil, es aconsejable elegir una lana de grosor medio que no sea ni muy gruesa ni muy fina. Así lograrás un equilibrio entre la calidez y la ligereza del chaleco.

3. Color y estampado:

El color y el estampado de la lana son aspectos importantes a considerar, especialmente al tejer prendas para niños. Los colores brillantes y los diseños divertidos suelen ser populares para chalecos infantiles. Además, si estás tejiendo un chaleco con patrones, asegúrate de que el color de la lana resalte los detalles del diseño.

4. Facilidad de cuidado:

Ten en cuenta la facilidad de cuidado de la lana que elijas. Para prendas infantiles, es conveniente seleccionar una lana que pueda lavarse a máquina, ya que los chalecos probablemente necesitarán lavados frecuentes. Optar por una lana que sea resistente a la decoloración y al encogimiento también contribuirá a la durabilidad de la prenda.

Al considerar estos aspectos al elegir la lana para tu chaleco infantil, estarás dando un paso importante hacia la creación de una prenda de calidad que será apreciada y disfrutada. ¡Manos a la obra para tejer un hermoso chaleco para ese niño especial!

Preguntas frecuentes

¿Qué materiales necesito para tejer un chaleco para niño con dos agujas?

Para tejer un chaleco para niño con dos agujas necesitarás lana de colores, agujas del tamaño adecuado, tijeras, una aguja lanera y un patrón.

¿Cuáles son los puntos básicos que debo conocer para tejer un chaleco con dos agujas?

Algunos puntos básicos que debes conocer son el punto derecho, el punto revés, el punto elástico y el punto jersey.

¿Es complicado tejer un chaleco para niño con dos agujas si soy principiante?

No, tejer un chaleco para niño con dos agujas puede ser un proyecto ideal para principiantes, ya que no requiere de conocimientos avanzados en tejido.

¿Cuánto tiempo se tarda aproximadamente en tejer un chaleco para niño con dos agujas?

El tiempo para tejer un chaleco para niño puede variar según la complejidad del diseño y tu nivel de experiencia, pero suele tomar entre 1 a 4 semanas.

¿Dónde puedo encontrar patrones gratuitos para tejer chalecos para niños con dos agujas?

Existen numerosos sitios web y plataformas en línea donde puedes encontrar patrones gratuitos para tejer chalecos para niños, como Ravelry, Pinterest y blogs especializados en tejido.

¿Qué cuidados especiales debo tener en cuenta al tejer un chaleco para niño con dos agujas?

Es importante seguir las instrucciones de lavado y secado de la lana que utilices, así como mantener una correcta tensión en tus puntos para lograr un acabado uniforme.

Consejos clave para tejer un chaleco para niño con dos agujas
Elige una lana suave y resistente para mayor comodidad.
Sigue el patrón paso a paso para evitar errores en el tejido.
No olvides medir la muestra de puntos para ajustar el tamaño del chaleco.
Asegúrate de contar correctamente los puntos y las vueltas para mantener la simetría en el diseño.
No temas experimentar con colores y texturas para crear un chaleco único y personalizado.

¡Esperamos que estas preguntas frecuentes te hayan sido de ayuda! Déjanos tus comentarios y revisa otros artículos relacionados con el tejido en nuestra web.

Publicaciones Similares